LOADING...

 

Conversión de una habitación de invitados antigua y poco usada en un espacio limpio, ordenado, útil y confortable, un vestidor para una pareja. Para ello reutilizamos un tocador de los 50, tres armarios (uno empotrado) de distinto estilo y color, una estantería sencilla de pino y un tronco de los que regala la Costa Brava. Con este material, pintura, telas e hilos (todo ello por 150€) se puede conseguir un espacio completamente distinto si se es creativo.